Personajes | Viviana Canosa (39)

“Este año me volví piadosa y tierna”

Conduce “Soñando por bailar” y dice que no le importan las críticas. Adopción en Haití, posible desnudo y un romance de bajo perfil.

Por Valeria García Testa

PlayStopAnteriorSiguiente

Llega con asistente, maquilladora y una vestuarista cargada con una bolsa gigante. Da la vuelta a una columna y vuelve a aparecer ante el mismo sillón suntuoso que está en la entrada de la Mansión del Four Seasons. Mientras tanto, cuenta que se siente muy en su eje y no le interesa nada lo que diga nadie. Viviana Canosa está más diva que nunca pero baja del ascensor y tropieza, torpeza que delata cierto exceso de energía, aunque ella cuente lo bien que la está manejando ahora que puede hacer miles de cosas y ya no se cansa.

Su energía ahora tiene que ver con lo que, asegura, es una revolución personal y espiritual. Ahora que medita, ahora que respira en "El arte de vivir", ahora que se separó y después de 16 años toma sus propias decisiones, ahora que sigue con ganas de adoptar a un bebé haitiano, ahora que está en la pantalla de El Trece piloteando “Soñando por Bailar” y ya no escucha las críticas (muchas y no muy buenas), ahora que va a escribir un libro para transmitir sus aprendizajes y enseñanzas, ahora que está a un mes de cumplir los 40, ahora que no le interesa la pelea ni está dispuesta a decir una sola palabra de su nuevo novio, el empresario y conde belga Bruno Barbier, ahora que come cada vez más y pesa cada vez menos… ahora que está centrada en el aquí y ahora. Sube una escalera y vuelve a tropezar. Se sienta por fin, pide un cafecito y un whisky para relajarse y seguir hablando. A mil.

Noticias: ¿Estuvo a punto de adoptar un chiquito de Haití?

Canosa: Si Dios quiere, voy a poder adoptarlo. Mirá, es muy curioso pero antes de viajar allá, hasta la señora que trabaja en mi casa me dijo: “Se va una, vuelven varios”. Los que me conocen saben que yo soy una mina maternal por naturaleza. Y ¡me quería traer 60 chicos! Mi vida era bastante caótica, pero en medio de ese caos tan grande, lo mío pasó a un recontra quinto plano.

Noticias: ¿Por dónde venía su caos?

Canosa: Estaba separada, empezaba a trabajar sin mi ex, dejaba mi casa. Todo lo que era normal en mi vida, yo lo modificaba en 15 días… yo soy así, nada lo puedo hacer de a poquito. Para mí el cambio es vida, es mejorar. No es de acelerada, lo digo eufórica, pero es hacer, resolver, concretar.

Noticias: ¿Pasa fácil de la euforia al bajón?

Canosa: No, pero soy una mina absolutamente profunda, no soy nada frívola para mi vida. Aprendí a quedarme un rato en la tristeza para ver qué es lo que me pasa, antes la dejaba a un costado.

Noticias: Una de las críticas que le hicieron en su debut del “Soñando...”, fue el exceso de euforia

Canosa: No me importa nada. La verdad es que estoy tan feliz, siento que estoy encontrándome y no hay nada más increíble para una persona que encontrarse. Les recomiendo a todos que sepan qué quieren de la vida.

Noticias: ¿Y qué quiere usted?

Canosa: Yo quiero ser feliz. Hoy siento que finalmente…

Noticias: ¿Están reconociendo su trabajo?

Canosa: Primero me reconocí yo, porque mi principal enemiga siempre fui yo. Pero cuando me dicen lo de la euforia siento que, a ver…

Y pasa lista: su programa de las tardes del 9, el de la mañana en FM Vale, el de entrevistas con personajes políticos que saldrá al aire desde marzo en C5N, el libro que está por escribir y la conducción de la gala del “Soñando...” Toma otro sorbo de whisky. Respecto del cambio interior, dice que la bisagra fue su viaje a Haití después del terremoto del año pasado. Volvió shockeada por el olor a muerte: “No me quejé nunca más en mi vida. Fue sanar el alma, dejar de ser egoísta. De hecho, hace mucho tiempo que tiré mi ego a la mierda”. Estando en Haití fue a un orfanato a hacer una nota y vio a Zaquiel, el bebé que ni bien agarró a upa, le empezó a succionar el brazo. “¡Me quería tomar la teta! Cuando sentí los latidos de su corazón dije: decime cómo tengo que hacer para llevármelo”.

Noticias: Parece esa cosa snob de “me voy a adoptar un negrito a

Haití”.

Canosa: En ese momento me asustó un poco la crítica, no quise que sonara a especulación, pero hoy me cago en todo eso, tengo los trámites iniciados. Me enamoré de él, me reconoció como mamá y yo como hijo. Da lo mismo que sea de Haití o de Lanús, esto es amor.

Noticias: ¿Para usted la adopción tiene que ver con un deseo genuino de ser madre o con un acto de caridad?

Canosa: Ni una cosa ni la otra. Es dar amor. No es ni que yo quiero ser madre ni que quiero hacer una obra de bien. Para mí es el encuentro de las almas.

Noticias: ¿Su separación fue un empujón hacia adelante?

Canosa: Sí, porque empecé a tomar decisiones. Antes delegaba todo en mi marido.

Noticias: ¿Cómo es su rutina espiritual?

Canosa: Todos los días le agradezco a Dios y medito. También hago muchos ejercicios de respiración, es maravillo, sacás todo lo que no querés de vos y viene todo lo bueno a tu vida. Ahora empiezo yoga.

Noticias: ¿Cómo compatibiliza esa actitud con su trabajo, que va por un camino tan distinto?

Canosa: No tan distinto ya, eh.

Noticias: Decía que la fascinó el “Soñando...” porque es hacer famoso a alguien en tres meses. Es como ser una especie de Frankestein ¿no?

Canosa: (piensa) Sí, yo me lo tomo muy relajada. Por los chicos del “Soñando...” siento una ternura, los veo con esas ganas de llegar y digo ¿llegar adónde? No sé, este año me volví piadosa y tierna.

Noticias: ¿Ayudar a que alguien se desangre frente a la cámara es piadoso?

Canosa: Cuando un participante cuenta que el papá le pegaba a su madre, por ejemplo, lo escucho como si fuera una mina anónima. Aprendí que en un punto es la vida misma. Para mí, que estoy en contacto con la gente hace tanto tiempo, es algo natural, te diría. Cualquiera saldría de la radio con sus gafas y su superreloj a subirse a su auto importado, pero yo me quedo en la puerta con un tipo de la calle que viene a cantarme… La gente tiene una imagen del personaje frívolo que aparece en pantalla. Yo me armo, me pongo divina y salgo al mundo, pero soy cero eso.

Asume su costado de diva y se identifica con una Doña Rosa aggiornada y en la mezcla, dice, está el gran secreto. Paradojas de periodista chimentera con piel de celebrity, repite el latiguillo de los que les huyen a los papparazzi y preserva la relación que tiene desde agosto del año pasado con el ex de Juliana Awada.

Noticias: ¿Cómo va su romance con Bruno Barbier?

Canosa: Hemos decidido no hablar de nosotros.

Noticias: (…)

Canosa: Me gusta guardarme esa parte, al menos en esta etapa de conocimiento. Nunca hablé mucho de mí. Cuando me separé, no podía contárselo a nadie. No sabía cómo decírselo a mi mamá y cuando le di la primicia a NOTICIAS (a fines del 2009), la llamé y le pedí que comprara la revista porque se iba a enterar de algo… soy muy pudorosa y reservada con mis afectos.

Noticias: ¿Entonces entiende a los que dicen “de mi vida no hablo”?

Canosa: Yo respeto a la gente que no habla de su vida privada, si es coherente.

Noticias: Pero usted vive hablando de la vida privada ajena

Canosa: ¡Es como el humorista que en la casa es un embole!

Noticias: Cuéntenos del libro que va a escribir.

Canosa: Ya arreglé con Planeta. Todavía no tiene título. Quiero transmitir lo que me hizo bien.

Dice que trata de que no se le pegue la soberbia espiritual, pero que siempre está “la gente tóxica” que entra al camarín diciendo “¡No sabés lo que pasooó!”. Cuando se separó del productor Daniel Tobal, Canosa se refugió en el primer departamento que encontró. Se conformó con que hubiera una iglesia cerca para contenerla en la transición y sentenció que viviría allí solo por un año. Ahora ya encontró su casa y piensa mudarse antes del 30 de marzo, cuando sople sus 40.

Noticias: ¿Se muda sola o con Bruno?

Canosa: De mi vida privada no hablo (risas). Sola, es mi casa para mí sola. El año pasado fue muy intenso para mí, me conocí.

Noticias: ¿La revolución de los 40 le llegó antes?

Canosa: A la gente le pega el paso del tiempo… Si cumplís años te tenés que volver más sabia… yo quiero mostrar cómo estoy evolucionando.

Noticias: ¿Qué es lo que desea hoy?

Canosa: (piensa) Justo cuando estaba en la isla del Tigre debutando con la gala, mi mejor amigo tuvo una peritonitis aguda y quedó al borde de la muerte. Fue un cachetazo, tenía el éxito y la gloria y al que es como mi hermano en coma… me descolocó, me hizo valorar más la vida. Este año quiero ser mucho más generosa, más agradecida, ayudar más a todo el mundo, ser feliz pase lo que pase y hacer feliz a los que me rodean.

Unas horas antes de esta nota, su productor le tiró: “Vos diva, vos no hacés fotos para “Playboy”, me llamaron y les dije que no”. Pero ella arremetió: “Si es un número de oro y la producción la elijo yo…”. Suspenso. “Háganme una reunión para dentro de 15 días con el director de “Playboy”.

Noticias: ¿Y eso tan carnal y erótico no se choca con su espiritualidad?

Canosa: Para nada. Somos un todo. Soy “Playboy” y soy metafísica.

Noticias: ¿Y Bruno qué dice de “Playboy”?

Canosa: Desde mi separación, aprendí que para ser feliz y tener una pareja feliz, tenés que hacer siempre lo que sentís. Cuando sos quien sos, la gente te ama mucho más.