Televisión | Televisión

Volver a empezar

“Un año para recordar”. Comedia. Lunes a jueves a las 21.30, por Telefe. Con: Carla Peterson, Gastón Pauls, Rafael Ferro, Gonzalo Valenzuela, Eleonora Wexler y Julieta Ortega. Dirección: Luis Ortega, Daniel De Filippo y Martin Mariani.

Por Leni González

 

Volvió Underground y otro de sus sueños a la tevé. Si en “Lalola” se cumplía la posibilidad de cambiar de sexo y en “Los exitosos Pells”, la de vivir con la identidad de otro, en “Un año para recordar”, el deseo que se hace realidad es el de ir atrás en el tiempo para revertir el error y torcer el destino. Y aunque todo deseo que se cumpla de manera profética conlleva su dosis maldita, siempre vale la pena: ya sea para renacer de las cenizas o para lamentar no haber asumido la responsabilidad del presente, en ambos casos resulta un aprendizaje ejemplar y una excusa de las más aprovechables por cualquier ficción. Porque si una existencia no alcanza para transitar todas las potenciales vidas, el rewind de los personajes permite explorar el contrafactual: es en la condición del “si yo hubiera-yo habría” que entra la magia en lugar de la resignación.

Esta vez, el conocedor de segundas oportunidades Sebastián Ortega no ubicó a sus personajes en usinas editoras de historias como una revista o un canal, sino en un ámbito “popular” como un supermercado, pero al que filma de modo no naturalista: es el supermercado al que querríamos ir si tuviéramos la chance. En ese escenario, la protagonista es una de las cajeras (Ana/Carla Peterson), casada con el hijo del dueño (Víctor/Rafael Ferro) y enamorada de un empleado (Dante/Gastón Pauls), un triángulo muy bien aspectado: Peterson, por tercera vez demuestra tener el ángel para ponerse al frente de una tira de Underground; Ferro asume un papel bien distinto del de galán cool y desalineado que tanto provecho le dio en “Ciega a citas”; y Pauls (a quien después de la quiebra de su empresa Rosstoc seguramente le gustaría volver el tiempo atrás) alcanza en la comedia su mejor costado (“Soy tu fan” y “Todos contra Juan”). Cuando Víctor descubre el engaño de su mujer, discuten y ella, por accidente, lo mata. Pero al otro día, ese último año de sus vidas recomienza para todos. La única que lo sabe es Ana quien, además, conserva su diario íntimo, algo así como su propio GPS para ese camino que intentará borrar y reescribir. Pero también ella desconoce una parte: no tiene idea de la otra vida del misterioso policía secreto que se hace llamar Dante. Tiene una aliada en su amiga Mica (Eleonora Wexler, por suerte, esta vez en sus cabales) y una enemiga y competidora en Isabel (Julieta Ortega).

Narrado desde el principio por una voz en off que retorna del pasado –la de Evangelina Salazar, la madre del clan Ortega–, este cuento del volver a empezar tiene parentescos no sólo familiares sino con otros filmes, en especial “Hechizo del tiempo” (Harold Ramis, 1993), donde Bill Murray despertaba una y otra vez en el mismo día hasta enamorar a Andie MacDowell. Lo dijimos: es una gran excusa para soñar ficciones. Ojalá los espectadores nunca deseemos regresar al primer capítulo.