Personajes | Inés Efrón (24)

“Amo la inestabilidad, la vida es generosa”

Fue la hermafrodita del film “XXY” y es la actriz de su generación más buscada por los directores. Relaciones libres y burbuja.

Por Dolores Tillous

PlayStopAnteriorSiguiente

Inés Efrón abre la puerta de un bar en Palermo, y lo primero que impacta al verla son esos inmensos ojos verdes, y su aparente fragilidad, su aspecto de niña-mujer. “Necesito jugo, mi cuerpo pide jugo”, dice, agobiada por el calor y la humedad porteña. Un gran vaso de jugo de naranja, y pregunta, con su vocecita, mientras propone compartir un sándwich y se pide un té: “¿A vos te hace feliz el jamón, o preferís con queso y tomate?”. Transmite algo de inocencia, de ingenuidad, de frescura. En su mundo no hay televisión, ni diarios, ni se habla de política. El suyo es un universo de deslumbramiento por artistas, libros, películas.

Vive sola desde hace tres años y no tiene novio. Pero una astróloga le vaticinó un amor con un extranjero, cuenta, y una vida en otro país. Cuando tiene tiempo practica yoga, danza contemporánea y estudia inglés. Escribe y lee a mujeres. Ah, y también se ocupa de su casa, tarea que –afirma–, es muy compleja.

Su debut en la pantalla grande fue con “Glue”. Le siguió “Cara de queso”, pero fue la aclamada “XXY” –opera prima de Lucía Puenzo– la que le abrió las puertas del mundo del cine. Por su interpretación de una adolescente hermafrodita recibió premios y elogios. Después llegaron “El nido vacío”, de Daniel Burman, la comedia “Amorosa Soledad”, dirigida por Martín Carranza y Victoria Galardi, y “El niño pez”, segunda película de Puenzo, recién estrenada. Ahora se prepara para el rodaje de “Medianeras”, dirigida por Gustavo Taretto.

Noticias: Nació en México durante el exilio de sus padres ¿La marcó ese hecho?

Inés Efrón: Sí, yo viví sólo 4 meses en México, pero tengo DNI extranjero. Me crié con la sensación de ser extranjera. Nunca me hice el pasaporte argentino, soy mexicana, para salir de la Argentina y entrar necesito presentar mi pasaporte y mi DNI, que dice que soy mexicana con residencia definitiva en la Argentina.

Noticias: ¿Nunca lo quiso cambiar?

Efrón: Nunca. Hace poco averigüé, porque algunos países me piden visa por ser mexicana. Pero si me hago argentina, pierdo la nacionalidad mexicana en la Argentina. Y para mí perder mi identidad de mexicana acá es fuerte. Por más que este es mi lugar, y todo, me crié con la sensación de ser mexicana. Y amo este país, es un país maravilloso.

Noticias: Pero no se siente argentina...

Efrón: Y, la verdad es que me siento medio mexicana. Incluso mucha gente me mira y me pregunta: “¿Sos de acá? Tenés algo de extranjera al hablar, un tono raro”.

Noticias: ¿Sus padres tenían una militancia activa?

Efrón: Militaban, pero no estaban muy involucrados. Pero viste que acá estabas un poquito involucrado y ya eras como peligroso. Se fueron en el ’76, con mi hermano que tenía dos años, yo nací en el ’84.

Noticias: Imagino que en su casa se hablaba mucho de política.

Efrón: Ehhh... yo siempre hice como una burbujita. Medio que sí, se hablaba un poco, pero es como que siempre me abstraje, como que no escuché nada de todo eso. Hice un chip y como que lo saqué.

Noticias: Entró a la actuación para hacerse amigos ¿Era solitaria?

Efrón: En la escuela nunca me sentía muy cómoda. Tenía... gente, pero como que nunca encontré un alma gemela, bueno, “gemela” quizás es muy pretencioso. Tuve una época de mucha rebeldía. Y soñaba con tener un grupo de amigos. Miraba mucho Página/12, el diario que compraban en mi casa. Miraba mucho el suplemento Radar. Y sentía que... ahh (suspira), el mundo estaba ahí. Y ahí vi un cosito que decía “clases de teatro”, y llamé. Tenía 14 años. Tenía la expectativa de hacerme amigos en el curso, y además ver si me dejaban ir a la Capital sola, porque yo vivía en San Martín.

Noticias: Su personaje en “Amorosa Soledad” es ansiosa, hipocondríaca ¿Se reconoce en algún rasgo?

Efrón: Sí, a Soledad le cuesta decir las cosas y yo tengo mucho tema con la confrontación, me cuesta mucho. No tanto como a Soledad, pero un poco soy así. Me cuesta ir al choque, no me lo banco, me hace mal.

Noticias: Ella decide estar sola durante 3 años, después de un fracaso amoroso ¿Usted alguna vez elegió deliberadamente la soledad?

Efrón: Siempre creí que podía sola, que sola iba a ser mejor. De adolescente me aislaba mucho. Y, a veces, cuando uno está cambiando también elige la soledad como para reacomodar algunas cosas que ya no te están vibrando. No sé si elijo conscientemente la soledad, quizás se da sola. Nunca me puse esas reglas.

Noticias: ¿Tiene ganas de enamorarse?

Efrón: Yo creo que me estoy enamorando un poco de mí misma. Hay que estar muy preparado para enamorarse de otro ser humano. Y amo el amor, pero estoy en un momento de tanto descubrimiento personal, que no estoy muy preparada para compartir.

Noticias: ¿Qué la podría enamorar de un hombre?

Efrón: Creo que uno se enamora de la conciencia: “Ay, me gusta como ves la vida, quiero estar con vos porque amo como ves la vida”. Eso es. Que quiera ir a su casa y no irme nunca más de ahí. Y a la vez amo el oxígeno, soy muy independiente. No quiero casarme. Soy muy de las relaciones libres. Amo la libertad, en el sentido de “no me ahogues”. Sí me gustaría vivir la experiencia de estar muy enamorada y convivir con esa persona.

Noticias: ¿Cómo fue filmar otra vez con Lucía Puenzo, en “El niño pez”?

Efrón: Y, me planteé todo con mucha más comodidad. O sea, cien veces más comodidad. Pero la historia, como las historias de Lucía, no es fácil. Y fue duro, fue un rodaje duro.

Noticias: ¿Le gustaría estar en televisión?

Efrón: Si me dan un lindo personaje... Creo que la tele debe ser diferente, más como un ejercicio, porque está saliendo todo el tiempo. Debe ser una linda gimnasia.

Noticias: Si le dieran a elegir, ¿qué haría?

Efrón: Tengo un poco la ilusión de que en la tele me toque hacer algo como una comedia, me gusta mucho el humor. No me gustaría hacer “Mujeres asesinas”, prefiero algo no tan denso, que pueda sacar mi risa interna.

Noticias: ¿Le preocupa la continuidad laboral?

Efrón: Sí, claro que da temor, porque es un trabajo con inestabilidad, y todos los seres humanos pensamos en la supervivencia. Pero, a la vez, yo amo la inestabilidad. Si tuviera estabilidad creo que me aburriría mucho. Y no temo, confío en que la vida es generosa, que cuando uno es generoso la vida devuelve.