La base del PBI

La base del PBI

“Nuestras carreras son muy egocéntricas”
Una vida sin límites

Una vida sin límites

Trenes al borde del colapso

Trenes al borde del colapso

“De joven hacía cinturones”
“Este año me volví piadosa y tierna”
La neurosis del ahora o nunca
“Nos fuimos, para decir lo que queremos”
Oyarbide público y privado

Oyarbide público y privado

El profeta de la indignación

El largo adiós de Tony Blair

Por ser parlamentario el sistema político británico, los primeros ministros de Su Majestad no suelen compartir con los presidentes de otros países el temor a que al acercarse su fecha de vencimiento se verán transformados en “patos rengos” cuyo poder se evapora con rapidez desconcertante, cuyos amigos más leales resultan ser traidores agazapados y problemas que antes no les hubieran molestado en absoluto se agigantan hasta aplastarlos. Así las cosas, Tony Blair sorprendió a muchos cuando, durante la campaña que precedió a las elecciones generales de 5 de mayo del año pasado, dijo que antes de las siguientes daría un paso al costado.

Aunque su partido ganó aquellas elecciones, una hazaña sin precedentes en la historia del laborismo por tratarse de la tercera victoria consecutiva, en adelante Blair tendría motivos de sobra para lamentar su decisión. Además de enfrentar el rencor de la franja más izquierdista del laborismo que lo odió por su pragmatismo económico bien antes de declararse “la guerra contra el terror” y la invasión de Irak para derrocar a la dictadura de Saddam Hussein, Blair se vería hostigado por los partidarios del ministro de Economía, Gordon Brown, el hombre que se supone el sucesor ya consagrado de su compatriota escocés y por lo tanto quiere iniciar su mandato cuanto antes.

La semana pasada, los enemigos laboristas de Blair lo atacaron con la furia que es habitual en el mundillo político británico en el que los intercambios de lindezas son siempre brutales, con la esperanza de desplazarlo ya, pero pronto se dieron cuenta de que no les sería tan fácil desembarazarse de quien es, de acuerdo común, un político sumamente hábil que, a pesar del desgaste enorme que le han supuesto más de nueve años en el poder, aún parece muy superior a sus rivales con la única excepción de Brown que, por ser el dueño de una personalidad adusta, carece del carisma, para no hablar de la elocuencia notable de su jefe actual. Las dudas que afligen a los militantes pueden entenderse.

Para empezar, la mayoría de los laboristas tiene presente lo que sucedió a los conservadores luego del golpe de palacio que puso fin a la larga gestión -11 años- de Margaret Thatcher: si bien los “Tories” lograron quedarse en el poder un tiempo más, las reyertas internas terminaron desmoralizándolos por completo, facilitando de esta manera la llegada de sus contrincantes. También entienden los laboristas que sin Blair les será mucho más difícil conectarse con los muchos votantes que no quieren saber nada de los planes de quienes sienten nostalgia por los días de la lucha de clases y los sindicatos prepotentes. Y como si esto no fuera suficiente, les alarma la popularidad del nuevo líder conservador, David Cameron, que por su parte ni siquiera intenta disimular su voluntad de emular a Blair reformando de manera drástica su propio partido para que una vez más pueda disfrutar de triunfos electorales.

Fuera de las islas, abundan los que están asistiendo con fruición al espectáculo brindado por el conflicto por tratarse del preludio de la caída anunciada del coartífice, junto con el presidente norteamericano George W. Bush, de la nada popular invasión de Irak: la toman por el castigo apropiado, si bien bastante demorado, para quien se animó a defender la estrategia intervencionista que fue elegida por el imperio después de la destrucción por islamistas de las torres gemelas de Nueva York y un ala del Pentágono. No se equivocan por completo, ya que no cabe duda de que la posguerra en Irak -además de su negativa reciente a pedirle a Israel frenar su ofensiva contra los resueltos a aniquilarlo- contribuyó a debilitar a Blair y que el resentimiento que motiva el poder insolente de los Estados Unidos está en aumento entre los británicos, pero en esta contienda las protestas de la izquierda dura y de sus locuaces aliados musulmanes pesan menos que el deseo de muchos políticos profesionales de prepararse para el cambio de régimen que saben inminente. Tal y como sucede en todas partes, nadie quiere ser el último en jurar fidelidad al nuevo jefe.Aunque Blair sólo tiene 53 años, edad que es un tanto joven para jubilarse de cualquier actividad salvo las deportivas y no es inconcebible que en las décadas por venir intente volver al centro del escenario que una vez dominó, ya parece estar pensando en el lugar que ocupará en la historia. Mucho dependerá de cómo evoluciona el mundo. Por cierto, si continúa creciendo la amenaza planteada por el islamismo militante, lo que es más que probable, será recordado como uno de los primeros dirigentes occidentales que tomara conciencia del peligro y de la necesidad de enfrentarlo por todos los medios, tanto los diplomáticos, económicos y propagandísticos como los militares. Es que Blair, a diferencia de la mayoría de los laboristas y los progresistas urbanos que manejan los medios de comunicación más influyentes, siempre estuvo a favor del “intervencionismo humanitario” y, sabedor de que su propio país no estaba en condiciones de arreglar así todos los problemas del planeta, quiso que los Estados Unidos aprovechara su inmenso poderío militar para encargarse de la tarea, de ahí su solidaridad con Bush en Afganistán e Irak. Desgraciadamente para Blair, tal actitud no está de moda en Gran Bretaña o en el resto de Europa, donde la ultraizquierda, que hace apenas un par de décadas estaba dispuesta a intervenir militarmente en cualquier país con el propósito de difundir el comunismo y derribar a regímenes reaccionarios, se niega con vehemencia a permitir que otros lo hagan al servicio de la democracia capitalista. En el mundo actual, para ser reconocido como izquierdista o progresista es forzoso odiar a los Estados Unidos, sentimiento éste que Blair no comparte.

Cuando Blair asumió como primer ministro en 1997, se introdujo como el profeta de “la tercera vía”, la que según él y sus colaboradores sería una síntesis de lo mejor del capitalismo liberal y de las aspiraciones socialistas que aún eran realizables. A esta altura, pocos hablan de dicha “vía”, pero esto no quiere decir que la fórmula haya resultado ser un fracaso rotundo. Por el contrario, durante la gestión de Blair la economía británica dejó atrás la francesa para erigirse en la cuarta del planeta, lo que no fue nada mal puesto que antes de la llegada de Thatcher, cuyas reformas Blair no procuró revertir, los agoreros le pronosticaban un futuro tercermundista tan miserable como el que le aguardaba a la Argentina. Por otro lado, se invirtieron sumas colosales de dinero en educación, salud y otros servicios públicos, pero aunque se creó una multitud de puestos de trabajo los resultados no han sido tan impresionantes, lo que hace prever que el próximo gobierno tratará a convencer a los responsables de manejarlos de que no basta con inundarlos de libras esterlinas para que funcionen mejor.

De todos modos, si bien Blair mismo se ha comprometido a dejar el poder dentro de 12 meses, no es demasiado probable que mucho cambie en su país. Lo que lo separa de Brown no son ideas sino ambiciones personales. Aunque la hostilidad de los laboristas tiene mucho que ver con el antinorteamericanismo de raíz marxista o nacionalista, Brown se siente más cercano a los Estados Unidos que a la Unión Europea: cuando a Blair se le ocurrió sugerir que sería bueno que Gran Bretaña adoptara el euro para ponerse al “centro” de la EU, el mandamás económico le explicó que dadas las circunstancias sería una locura atarse así a una agrupación tan letárgica. En cuanto a Irak, Afganistán, el Líbano y todos los demás países o territorios cuyas vicisitudes a menudo truculentas obsesionan a los laboristas, la actitud hacia ellos de Brown parece ser virtualmente idéntica a la de Blair.

A diferencia de la Argentina, donde hasta el puntero barrial más humilde puede verse honrado con su propio ismo, en el mundo anglosajón escasean los políticos así galardonados. Lo logró Margaret Thatcher, cuya influencia se difundiría por todo el planeta. ¿Lo mismo sucederá con el “blairismo”? Puede que no, ya que su perfil no es tan nítido, pero así y todo la forma así supuesta de hacer frente a lo difícil que es para un país ser a un tiempo competitivo y razonablemente equitativo sigue incidiendo en el pensamiento de muchos políticos contemporáneos. Es éste el caso no sólo en el Reino Unido, donde para muchos el líder conservador Cameron es Blair II, lo que garantiza que el rumbo fijado por el primer ministro actual se mantendría aun cuando su partido perdiera en las urnas, sino también en Francia, donde para indignación de los tradicionalistas tanto el aspirante presidencial de la derecha, Nicolas Sarkozy, como la gran esperanza de los socialistas, Ségolène Royal, no vacilan en afirmarse admiradores del británico cuyo legado será con toda seguridad un tanto mayor que el de quienes lo denigran.