La base del PBI

La base del PBI

“Nuestras carreras son muy egocéntricas”
Una vida sin límites

Una vida sin límites

Trenes al borde del colapso

Trenes al borde del colapso

“De joven hacía cinturones”
“Este año me volví piadosa y tierna”
La neurosis del ahora o nunca
“Nos fuimos, para decir lo que queremos”
Oyarbide público y privado

Oyarbide público y privado

El profeta de la indignación

Los “democrautócratas”

En su informe “Ataques a la prensa en 2006″,el Comité de Pretección de Periodistas (CPJ) señala a los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez y de
Rusia, Vladimir Putín, como representantes emblemáticos de ” una generacion
de líderes sofisticados y elegidos popularmente que han creado uin marco legal para controlar , intimidar y censurar a los medios de comunicación”.

Joel Simón, director ejecutivo de esta reconocida organización, los define como “democrautócratas” (autócratas elegidos por el voto popular), los que, dice, ” representan un nuevo modelo de control gubernamental de la prensa”.

En esta categoría estan incluídos los gobiernos de izquierda latinoamericanos recientemente establecidos , los que , segun informes y opiniones recogidos por el CPJ ” están profundamente arraigados en la cultura de autoritarismo, de larga data en la region”.

Carlos Lauría, Coordinador del Programa de las Américas consigna que ” los nuevos líderes, ( en referencia a los mandatarios de Venezuela,Brasil,Argentina, Uruguay, Bolivia, Nicaragua y Ecuador), algunos marcadamente antiestadounidenses, son una confusa mezcla de izquierdistas, populistas, social demócratas y progresistas liberales”. “Sin embargo- añade – todos comparten algo: la intolerancia ante una prensa crítica”.

El informe, a la vez, observa similar conducta a la de los “izquierdistas” en el presidente conservador de Colombia. Alvaro Uribe, cuyas actitudes y ataques a la prensa no difieren con las de aquellos.

El completo y equilibrado trabajo del CPJ resalta los riesgos negativos para el derecho ciudadano a la información que constituyen el abuso de los medios de informacion públicos –del Estado-, pero al mismo tiempo señala parecidos efectos derivados de la actitud de medios privados que sacrifican la neutralidad informativa en funcion de una posicion politica editorial apositora a estos lideres. De la misma manera que advierte sobre la manipulación desde los medios del estado, lo hace con respecto a las grandes empresas propietarias de multimedia – en especial en el campo de la radio y la TV – a las que esa concentración de medios les da amplias posibilidades para controlar la información.

Al referirse a los “democrautócratas” Simón señala que estos “toleran la fachada de la democracia –prensa libre, partidos de oposición política, un sistema judicial independiente- mientras lo vacían desde adentro”.

En lo que hace la prensa el Director del CPJ señala que estos lideres “se postulan para las elecciones y expresan un apoyo retórico a las instituciones democráticas mientras utilizan medidas punitivas tales como auditorias de impuestos, manipulacion de publicidad estatal y generalizadas restricciones sobre los contenidoss para controlar los medios”.

Simón da en el blanco; pone el dedo en la llaga. Los nuevos gobernantes son más “vivos”, más inteligentes, – quizas están mejor asesorados- y ya no cometen los flagrantes atropellos de meter a los periodistas en la carcel o clausurar medios por lo que informan o lo que opinan, hechos frente a los que la opinión pùblica no puede confundirse. Ahora se recurre a las inspecciones fiscales arbitrarias, a las acusaciones de fraude, de evasión, se utilizan la recursos del estado a traves de la publicidad oficial o facilidades crediticias premiando a amigos y complacientes y castigando a los indpendientes , de la misma manera que se hace con las ” inspec ciones” , o cuando se renuevan o cancelan permisos para radios y TV . Se atacan las libertades desde ” organizaciones” de Derechos Humanos paragubernamentales o desde el propio gobierno que se autoerige en gendarme de esos derechos.

El nuevo milenio trajo nuevos vientos y nuevos métodos para limitar y controlar a la prensa, los que nos tememos que son bastantes mas efectivos y afectan mucho mas negativamente el derecho de los ciudadanos a saber lol que pasa.

Es bueno saber, entonces, que hay organizaciones como el CPJ que estan atentas, que no se descuidan y a las que es dificil hacerles pasar gato por liebre. .